banner-tips

¿Por qué juega el niño?

De generación en generación el ser humano se adapta a su medio para poder vivir o, mejor dicho, sobrevivir. Las condiciones económicas actuales han contribuido a que tanto la figura materna como la paterna trabajen con el objetivo de solventar la familia. Sin embargo, el que ambos padres trabajen trae como consecuencia  que las horas de formación de los hijos queden a cargo, muchas veces, de los medios de comunicación o de las instituciones cuyo business es concebir formas de cuidado de los niños mientras los padres trabajan. Otras veces la formación y desarrollo de los hijos reside en los abuelos, cuestión que podría traer en un futuro problemas de adaptabilidad del niño a su medio.

Es importante retomar la importancia del JUEGO, ya que es la herramienta principal del niño para crecer, adaptarse a su medio, aprender el control mental, emocional y espiritual. Sin duda es la herramienta más importante del niño en el desarrollo psicomotor. Por ello, a continuación describiremos  grosso modo en qué consiste el JUEGO.

El niño juega porque la actividad lúdica le permite ir estructurando y evolucionando su personalidad. El carácter competitivo, participativo, comunicativo y agonista va adaptándose a los rasgos que rigen esta personalidad. El niño siente el deseo de ejercer un control y dominio total sobre los demás; de establecer una comunicación y relación  con los que lo rodean por medio de su propio cuerpo y de crear una fantasía liberadora, encontrando asì la posibilidad de realizar estos deseos como auténtica expresión de su  mundo.

En el juego, el niño actúa en forma positiva el aspecto social al compartir. El aspecto afectivo también se desenvuelve ya que se conoce más a sí mismo y a los demás. Finalmente incide en el aspecto cognoscitivo pues desarrolla su inteligencia y destrezas.

Hay distintos tipos de juegos para las diferentes edades. Por ejemplo:

  • El juego funcional que es más que todo de manipulación y exploración hasta los seis meses de edad
  • El juego de autoafirmación, de uno a dos años, donde el niño conquista una mayor habilidad motora que le va a dar confianza en sus propios miedos, autonomía e iniciativa.
  • El juego simbólico, de dos a cuatro años. Aquí predominan los juegos de construcción y destrucción. Se comienza a dar la representación por medio de la imitación y simulación de experiencias agradables pasadas. Todavía aquí el juego no es compartido, aunque sí necesita el apoyo de algo o alguien.
  • Por último, el juego pre-social, que va de los cuatro a seis años. El niño busca compañeros para sus actividades, pero no es una actividad social ya que el niño ve a sus amigos como si se tratara de juguetes, lo que se denomina juego asociativo. A esta edad aún no son capaces de organizar un juego, se limitan a asociarse y representar cada uno un papel de forma personal dentro de esa comunidad.

Por: Diana Erandi García Rangel
Lic en Fisioterapia y Especialista en Neuroterapia y Psicomotricidad
http://www.fisioantal.com
DOC

6 Tips para un lunch infantil saludable

Al preparar una lonchera saludable, tus hijos comen mejor y tú ahorras dinero. Pero, ¿qué debe de incluir? Según una encuesta, el 74% de todas las loncheras tiene un sándwich. El de jamón es el más popular. En el 59% de las loncheras se incluyen jugos de frutas y frutas, como manzanas.

Ese es un buen comienzo, ya que la Asociación Estadounidense contra la Obesidad (American Obesity Associate) encontró que el 15.5% de los niños y adolescentes entre las edades de 6 a 19 años son obesos. Usted puede ayudar a tu hijo a luchar contra la obesidad preparándole un almuerzo saludable, estos son algunos consejos:

Tip 1

Usa pan integral

En vez de usar pan blanco en los sándwiches, utiliza pan integral, el cual contiene más vitaminas y minerales, además de tener un alto contenido de fibra, lo cual es bueno para el sistema digestivo.

Tip 2

Evita los refrescos y otras bebidas muy dulces

Muchos de los jugos de frutas comerciales con contenido de fruta al 100%, aunque no tienen azúcar artificial, contienen demasiada fructosa. Mientras que los refrescos tienen un contenido de azúcar demasiado alto y nada nutritivo. Es mejor incluir leche descremada o una botella con agua.

Tip 3

Añade lo bueno

Asegúrate de incluir verduras y frutas, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa. Prueba cosas como zanahorias, galletas integrales y yogures bajos en grasa.

Tip 4

Reemplaza

Hay muchas maneras de reemplazar las comidas favoritas de tu hijo. Cambia las papitas fritas, que tienen un alto contenido de grasa y sodio, por papitas horneadas o palomitas de maíz sin mantequilla. En lugar de la fruta en conservas usa frutas frescas o seca. Remplaza los caramelos por barras de granola o rodajas de manzana.

Tip 5

Varía

Si varías lo que incluye en la lonchera, evitarás que tu hijo se aburra, y lo motivará a que pruebe cosas nuevas.

Tip 6

Hazlo divertido

Haz sonreír a tu hijo incluyendo una pequeña nota cariñosa en su lonchera. O sorpréndelo con un dulce como una galleta baja en grasa o una mezcla de frutas secas y nueces.

Lo más importante es planificar saludables, divertidos y apetitosos refrigerios. Para ello, pregunta a tu hijo cuál es su favorito, pero también bríndele opciones novedosas.

Siempre lávate las manos al preparar los alimentos de los pequeños, desinfecta las frutas y verduras, cuece bien los productos cárnicos, limpia los contenedores y prefiere aquellos que se cierren herméticamente y que no guarden olores.

Además, elige los alimentos que no necesiten refrigerarse por mucho tiempo y usa una lonchera térmica que conserve el calor o bien el frío, de acuerdo al tipo de platillo que elija para el recreo de su hijo.

Por: Consuelo Hernández

Editora de Salud180.com, egresada de la UAM-X. Disfruta de la música y la naturaleza. Fan del ciclismo y del buen humor.

Ofrece a los niños oportunidades para que tengan éxito

Los niños necesitan sentir que pueden cumplir con los objetivos que se proponen. Para ello, debes dar a los niños muchas posibilidades de que puedan tener éxito. Si tu hijo es especialmente bueno en algo, ofrécele tantas oportunidades como sea posible para que él o ella puedan sobresalir. Cuantas más oportunidades tenga tu hijo de mostrar sus habilidades, más posibilidades tendrá de triunfar.

Si a tu hijo le gustan las matemáticas, intégralo o anímale a que se apunte a algún grupo de la escuela de matemáticas. Seguramente disfrutará de hacer lo que le gusta y al mismo tiempo podrá incrementar la confianza que tiene en sí mismo y aprenderá nuevos conocimientos. Si no le gustan los deportes, no le obligues a practicar alguno de ellos o a entrenar alguna disciplina ya que podría sentirse frustrado y su autoestima bajaría considerablemente si no puede lograr los objetivos o cumplir con tus expectativas.

Tu tarea como padre debe ser estimularle a aprender pero sobre todo sin olvidar sus gustos y las habilidades propias del niño. Cuando conozcas realmente qué es lo que tu hijo realmente desea hacer, ese camino será más fácil y podrás guiarle cómodamente para que realice las actividades que prefiere.

Por: Mi Autoestima

Página Web: www.miautoestima.com

Consejos para aumentar la autoestima en los niños

La autoestima es el amor y aprecio que tenemos por nosotros mismos. Cada nueva experiencia, cada éxito o fracaso y todas las cosas que hacemos van formando y cambiando la imagen que tenemos sobre nosotros mismos. Cuando un niño está en su etapa de desarrollo, se está formando su autoestima, y la autoestima en los niños es especialmente vulnerable, ya que tiene pocas experiencias con las que formarse una idea sobre sí mismo. Si el niño forma una baja autoestima, le perjudicaría en la formación de su personalidad. Las inseguridades propias de la edad o los temores a fracasar ante lo desconocido, hacen que la autoestima pueda sufrir especialmente durante esta edad.

Un niño con una alta confianza en sí mismo (alta autoestima) tendrá mayores posibilidades de superar las dificultades que se le presentan.

No cometas el error de presionar a tu pequeño, ya que puede ser muy nocivo y perjudicial para la autoestima de tu hijo. Como padres, debemos contribuir a que el niño tenga un buen desarrollo de la autoestima y mucha confianza en sí mismo y en sus posibilidades.

Por: Mi Autoestima

Página Web: www.miautoestima.com